Agrimony

Flor de Bach para los que esconden sus preocupaciones

Agrimony alivia los estados de ansiedad, angustia, tortura interna, vacío existencial, falta de algo, a veces no se sabe de qué, suele ser paz.

Se suele centrar en la garganta, sequedad, calor en la respiración, sensación de nudo, hueso de pollo… presión en el pecho, esternón, suspiros, asma, tos irritativa, estómago, vacío en el estómago, hambre, nerviosismo, picores dérmicos, tensión y tortura mental, ante los conflictos, necesidad de comer o de cualquier adicción, para llenar un vacío o calmar la tensión.

Son personas que llevan una máscara, siempre agradando, siempre sonriendo, en los casos más extremos se les puede ver desquiciados, esa máscara se cae y no saben cómo sujetarla, llevando a desencadenar todo un proceso de síntomas.

Como si no tuviera ningún problema, “no a mí no me pasa nada” aun en estado de tensión, puede mostrar euforia y por dentro estar atormentado de angustia.

Al tomar Agrimony se relaja, se siente en paz, se reconoce a sí mismo lo que pasa, se toma consciencia del interior, que es fundamental para procesos emocionales, dejar caer la máscara, mirarse al espejo y desde ahí empezar el trabajo interior.

Se emplea en el contacto con uno mismo, con la voz interior, escucharte, aceptarte, dejarte ser, sin miedo a la confrontación, al “todo está bien“, sin estarlo, reconocerlo, reconocértelo.

Si se dedica un momento, si rascas un poco, te cuentan qué ocurre, lloran y sus lágrimas son enormes ríos de desesperación, por soltar la gran y pesada mochila que sustentan por no preocupar, por no montar una escena, que les horroriza.

Sus efectos:

Tranquilidad, equilibrio emocional, integración de experiencias buenas y malas, sinceridad para sí y los demás, menos adicción o ninguna, al expresarse la angustia se rebaja, desaparece, es importante señalar, que la toma de Agrimony nos ayuda a destapar, dejando al descubierto otras emociones, si se establece buen contacto con la persona, podremos advertir otras flores para acompañar la fórmula, dependiendo del estado que nos refleje, si oculta: ira, resentimiento, frustración, soledad, dureza, etc.

A %d blogueros les gusta esto: