Aspen

Flor de Bach para los miedos indefinidos materialmente.

Aspen equilibrado supera los miedos a través del Amor.

El Amor permite la alegría de vivir.

Según Chancellor, “el miedo llama a la puerta, la Fe la abre… y allí no hay nadie”.

Las personas Aspen positivizadas tienen herramientas para ser buenos transmisores de conocimientos de lo ancestral, aspectos más sutiles, no materiales de la conciencia explorados sin temor a evaluar sus capacidades sensitivas aprovechando al máximo su sensibilidad.

Para personas en contacto con la muerte y los muertos –camina o hablan dormidos- tiene pesadillas, miedo a las películas de terror, suspense, fantasmas, espíritus.

Personas que sufren de insomnio sin razón aparente, personas sensibles a cosas difíciles de identificar, guerras, asaltos, catástrofes.

Personas muy abiertas por técnicas de meditación o parapsicología o predisposición sensitiva difícil de manejar.

Mujeres o niñas/os que han sido violadas, niños o niñas maltratados que necesitan dormir con la luz encendida o la puerta abierta, que no duermen si no es en compañía. (Aquí abro un paréntesis, Aspen ayuda en todo proceso traumático donde el alma fue abusada, rasgada de su lado más humano, más profundo, aquí dejo todos los echos y situaciones donde una persona o animal puede haber sido abusado, vejado, maltratado, cruel y duramente, ya sea físico o mental, Aspen aquí equilibra esa hipersensibilidad que deja esa herida, claro está, con ayuda de otros remedios, como sería Star of Bethlehem y Rock Rose, entre otros remedios).

Personas que han hecho viajes con drogas, alcohólicos con ideas obsesivas, ilusiones visuales, para desintoxicación, síndrome de abstinencia, temen de día y de noche, tienen ataques súbitos de ansiedad. (Aquí diríamos que Aspen ayuda en cualquier proceso de deshabituación de algo que nos sobrecoge y apodera de todo nuestro control, claro está, añadiríamos también otros remedios como, Cherry Plum para ese control perdido y casi locura, ya que es superior a nosotros, se escapa de todo auto-control. Esas dos flores son básicas en los inicios de todo proceso de “desenganche tóxico”).

Les sobrecogen temores a lo sobrenatural, supersticiones, temores por pensamientos religiosos, a la muerte, oscuridad, ruidos no identificados, miedo a sus propios miedos, hasta de nombrarlos en voz alta o pensarlos.

Aspen equilibra las emociones en estados de ansiedad, piel de gallina, sudores, temblores, estremecimiento, aversión, aprensión, presentimientos de que algo malo va a pasar, en desplazamientos o viajes, las sensación de haber dejado algo a atrás, o el gas encendido, puerta no echada, ventanas abiertas, la lumbre encendida…

Perciben energías externas, temen algo en el aire que no saben describir, porque en realidad está dentro de uno.

Aspen es una flor de Bach básica en todo proceso terapéutico que curse con ansiedad, estrés, shock, donde se siente un algo que no se sabe dentro de uno que le tiene prisionero del miedo.

A %d blogueros les gusta esto: