Archivo de etiquetas| Covid-19

Días de Confinamiento

Hace unos días, tras la sesión con un compañero de SEDIBAC, la Sociedad para el Estudio y la Difusión de la Terapiadel Dr. Bach de Cataluña https://sedibac.org/ (de la cual soy socia desde hace unos años y en estos momentos están muy pendientes de nosotros los socios, terapeutas, compañeros que, como todos, pasamos por momentos también de angustia, incertidumbre, ante un futuro incierto, del cual sabemos poco o nada), estoy trabajando emociones que siempre han estado ahí, latentes, pero ahora se hacen como más evidentes. Antes del Covid-19, mi vida no pasaba por el mejor momento, en lo personal y en lo profesional, compaginar ambas cosas suele ser complicado, esta profesión consume mucho tiempo y concentración, a mí me resulta difícil conciliar y estar presente, en ambos ámbitos de mi vida sin restarle calidad y dedicación. Ya me había planteado muchas cosas, cambios, relanzar, reafirmarme y empoderarme, como mujer, profesional y Lourdes, este confinamiento no ha hecho más que alargar una extensa agonía, frenar tirando de freno de mano y adornar la realidad con más rocas en el camino. Llevamos…7 semanas de confinamiento, las primeras las pasé con un cuadro vírico…me fui recuperando, con el cuadro emocional del shock de la alerta sanitaria, me pilló baja de ánimos y defensas y me hizo reaccionar más emotivamente a todo el caos inicial, las muertes, los contagios, los cierres, la desinfección, un caos. Tomé flores, muchas, cada semana o diez días las fui cambiando, ellas cambiaban al ritmo de mis emociones, de los acontecimientos, de afuera y de los de adentro de casa, mi casa. Aquí todo no iba a ser diferente a otras muchas crisis que la vida nos a traído, no, para qué, sería soñar bonito y mucho. Desde hace unos días un pensamiento, una reflexión me ronda la cabeza, “el Amor que separó el Covid-19, o no era Amor o se lo llevó con él”, haciendo honor a esas relaciones que estos días les ha unido más que nunca o por el contrario les ha resquebrajado lo poco que quedaba, llevándose con él, todo el Amor, la Alegría, la poca sustancia que unía a esas personas. En mis años de estudio de las emociones, la mente humana y su comportamiento, la empatía y la tolerancia son quizá, las más desconcertantes de trabajar, elaborar y desarrollar o se tiene o no se tiene, como el Amor. Tanto a mis hijos como a mí, nos ha servido para conectar, más aún. Mirarnos, escucharnos, apoyarnos, tolerarnos, pasar esto juntos, como todo en los últimos 19 años ya, de mi maternidad y muchas crisis, escaladas y desescaladas personales. Este confinamiento como decía, a frenado mis expectativas, no las ha eliminado, igual para aprender algo que voy a necesitar en mi andadura, a la hora de transitar todo el cambio que supone y estoy dispuesta a realizar,  cuandol evidencias lo permitan, lo que está claro, que así no me voy a quedar, sin hacer nada, sentada, viendo la vida, mi vida y la de mis hijos pasar, sin que pase nada, solo el tiempo, los años, las alegrías que no se dan, porque todo es cada días más monótono, huraño, pesado, es como si la alegría se hubiese marchado de nuestras vidas, como si el aire se hubiese parado, cargado de pesar, trayendo consigo la presencia de una persona, (de la cual no hablaré), pero sí diré que no es capaz de empatizar, tolerar, ni humanizar, da igual con quienes, da igual el momento, da igual la ocasión, no. En todo este escenario que vivimos, que presido, como única responsable, se me atribuyó unas flores que son las que estoy tomando:

·        Walnut, adaptación a los cambios externos, a las influencias, a romper con lazos, hechizos, augurios, fluir en aquello que ansiamos, que elaboramos y no se termina de dar, de hacer un clic.

·        Centaury, tomar las riendas de mi vida, empoderarme, responsabilizarme de mí, lo mío, ser independiente, no someterme, valorarme, ser libre, recuperar la energía, las fuerzas agotadas en otros, en otras cosas que no eran de mi competencia, aquí hablo de personas, conductas, patologías, todo aquello que puede someterte, limitarte, hasta tus propios pensamientos.

·        Elm, el estrés, el peso de las responsabilidades, el desbordamiento cuando todo nos supera, encontrar el equilibrio entre lo obligatorio y lo necesario, el trabajo y el tiempo libre, regular el gasto con la dedicación, también atribuible al cuerpo, sueño, alimentación, cuidado personal, descanso de sueño. (En este sentido, Centaury y Elm hacen una sinergia en el objetivo de mi trabajo personal, conseguir la independencia y no quemarme en el proceso.

·        Red Chestnut, Para la excesiva preocupación por los seres querido ya sea personas, animales, cuando empatizamos con el dolor ajeno, con lo humano, cuando sufrimos de más, a veces por cosas que no son de nuestra responsabilidad y estamos sufriendo en vano y solo nos hacemos daño, (masoquismo) También aquí tiene como Centaury, una labor de conocimiento interior, de conectar con nosotros, nuestra esencia, el estar por ti, madurar las relaciones personales y hacer de filtro en lo profesional, ayudando asía a dar un mejor marco terapéutico al empatizar con el dolor de otros. Añadir que esta flor tiene un efecto fluidificante de mucosa, despega, descongestiona.

·        Star of Bethlehem, paz, calma el dolor físico y emocional, acompaña a superar traumas del pasado o recientes, o aquellos que sabemos se van a producir, nos da fe, confianza, nos allana el camino al cambio, de lo que nos desprendemos y suele dejar cicatriz, herida. En caso de padecer patologías, estas se ven mejoradas, rehabilitadas, regeneradas.

·        Gentian, optimismo, ver el lado bueno de las cosas, tenerlas en cuenta, si lo malo existe lo bueno también, estar en las dos vertientes no solo en lo malo, seguir adelante ante el primer bache, aunque este se produzca, saber que, si se trabaja, si se elabora, se puede tener más posibilidad que si se deja de intentar, que tu voz interior no sea solo la negativa. En tu cabeza todo parece ir tomando forma, se abre a nuevas expectativas al ser optimista.

Y a la espera de cambios y gestiones de estos estados emocionales, añadiré otras que vayan surgiendo, saliendo del equilibrio de estos procesos. Las flores de Bach cuando se trabajan con un objetivo dentro de un marco terapéutico, las flores equilibran estados, dejando salir otros que necesitan de equilibrio, suelen ser la base de lo que nos llevó a terapia, sin olvidar que nunca se deja de crecer, de evolucionar y de aprender, llegando a vernos con las emociones básicas, las que la vida nos ha dotado como “elección a aprender en este día de colegio”.

FLORES DE BACH EN TIEMPOS DE CONFINAMIENTO

Cuando se declaró el estado de alarma, yo estaba recuperándome de la gripe; eso creía, aun no lo sé, imagino, tal y como dicen en las noticias, nos harán serología, PCR o test rápidos, no sé el protocolo, por más veces que lo he leído y escuchado.

Sigamos en que salía de la gripe. Llevaba enferma desde el día 4 por la tarde, lo recuerdo perfectamente porque justo llevaba todo el puente sin parar, aprovechando las citas de médicos que nos obligan a salir en carretera, para echar el día o la mañana fuera con los chicos, por la tarde a Sanlúcar, al día siguiente a Jerez, recuerdo que en Jerez, me brotón inseguridad al entrar a una preciosa tienda esotérica, donde mi hija se compró una piedra, cuarzo ámbar, le encanta el amarillo y esa piedra con forma de corazón le atrajo, allí, sin saber, me envolvió un miedo abstracto, al despedirnos la dueña de la tienda, una señora muy amable y acogedora, nos preguntó de dónde éramos, le contamos y bromeamos con los días tan largos de puente para los chicos sin clases, seguí con esa sensación de miedo, se me tuvo que notar, porque me preguntaron si estaba bien al irnos.

Tomamos algo antes de volver a casa y al ir al baño agradecí que hubiera jabón de manos, soy muy precavida, en la calle, los bares, no como nada pero un café o refresco, sí te tomas, seguía ese nerviosismo, algo estaba en el ambiente, era China o qué, era intuición… no sé.

En mi recetario escribí: “4/03/20 Me siento empachada, como si no pudiera digerir algo (Chicory, Agrimony) Me voy a trabajar la purificación, es asco que tengo, nauseas, me siento sometida, dominada y no me gusta, lo rechazo, rechazo el afecto del hombre, estoy en Holly total, desconfío, no creo y temo perder el control de mis emociones otra vez, estoy con inestabilidad, no sé qué hacer, además siento que quiero creer, renovar, pero me bloqueo, yo sola me reprimo, me someto a creencias que me hacen re-traerme, reprimirme, paralizarme en bloqueo. Me juzga , controla y me asquea, me hiere y callo, me envenena de empacho, me hace estar en guardia, rígida e inflexible, me limita, me coarta, me juzgo al sentirme juzgada, sentenciada…”

Cuando escribía estas palabras, la fatiga y náusea se subió al esternón y se instaló en el pecho y la espalda, era una punzada que atravesaba desde los omóplatos hacia adentro como un cuchillo, un dolor punzante que me llenó se sudor frió, me daba vueltas el estómago, me quería acostarme, meterte en la cama, era horrible.

Me preparé:

  • CRAB APPLE, náusea, fatiga empacho.
  • WALNUT, adaptación, cambio, seguir un proceso, decisión.
  • CENTAURY, sometimiento, dependencia emocional.
  • HOLLY, desconfianza, sospecha.
  • CHERRY PLUM, auto-control, descontrol, explosión emocional desbordada.
  • SCLERANTHUS, dolor punzante, inestabilidad emocional, orgánica, dudas, indecisión.
  • STAR OF BETHLEHEM, shock, trauma, dolor emocional o físico, malestar, bloqueo.
  • ROCK WATER, flexibilidad, dulzura, calidez, empatía, humanidad.

Me las estuve tomando cada rato, junto con una manzanilla con miel y Propóleo con Echinacea, aquella noche la pasé fatal, todo daba vueltas, era dolor en el pecho, el estómago, fatiga, al amanecer me despertó una tos, era seca, dolía la garganta, tenia flemas que me ahogaban, me atoraba la faringe, recuerdo que tuve una pesadilla de angustia, ella me despertó al toser, me quedé ese día en la cama, y así ya hasta el confinamiento.

Suspendí mis obligaciones, citas concertadas, tutorías, citas con especialistas, el día 6, viernes, fuí al medico, tenia miedo, seguía esa sensación de nerviosismo en el cuerpo, me dolía todo, sobre todo la cara, la cabeza, la luz, el ruido, estaba muy mareada, como en una bañera, esperé a que me tocara lejos de la gente, enrollada en mi chaqueta y pañuelo, tenía miedo de contagiar, no toque nada, estaba asustada como nunca antes, al entrar explique a mi doctora, esta harta de verme por las revisiones, me auscultó, miró y preguntó y bromeó, si supiera lo que nos esperaba una semana después… le dije donde había estado esos días, me tranquilizó. Le referí mi preocupación de una neumonía silenciosa, asintomática, por la Disfagia Psicógena que tengo desde hace dos años, el alimento puede irse para donde no debe y enmascararse una neumonía, me notaba mocos donde no debían estar pero la oxigenación me daba 98, yo estaba fatigada, me costaba horrores subir un tramo y duermo en la habitación de arriba, para bajar y subir del baño…me las deseé, todo parecía estar bien parecía gripe o algo vírico pero leve, me fui a casa, me metí en la cama y me llegaron los peores días de mi vida.

Recuerdo esa noche y las 4 siguientes, no podía dormir, me dolía la cara, la cabeza, me fatigaba, me costaba horrores subir y bajar, ducharme, lo que fuera, no dormía, sudaba, me dolía todo, pero sobre todo la cara, la frente, apenas tuve fiebre de 37 y poco, no suelo tener fiebre o tengo fiebre sin tener nada, mi organismo es raro, llevan haciéndome pruebas desde hace años y no sacan nada.

Ajena a todo, se dice que los chavales ya no irán más a clase, empieza una movida increíble, me voy encontrando mejor pero me doy cuenta de la que se está liando, quiero ir al medico a que me ausculten porque sigo mala, muy fatigada, pero me asusto, me creo que me van a hospitalizar o a saber, así que por precaución, por no coger algo peor, me quedo en casa.

Para ese entonces, llevaba tomando Aprolis de Dietéticos Intersa, 3 veces al día con sus 3 infusiones de manzanilla y relajante por las noches, tomo Drosinula de A. Vogel para las flemas y el dolor de garganta, estoy afónica, me duele la faringe, decido buscar algo más contundente, me compro Alpenkraft, de Sálus, un jarabe a base de plantas, aceites esenciales.

Sigo tomando la fórmula floral que me había hecho y Remedio Rescate +Walnut+White Chestnut, por las tardes-noches para dormir o descansar mejor.

En torno al día 19, 6 días de confinamiento, estamos en casa como si nos hubieran abducido, bloqueados. Yo no termino de recuperarme, estoy muy cansada, floja, débil, sigo con pesadez en el pecho y flemas, sobre todo al aspirar, al hacer esfuerzo, subir escaleras, tengo miedo, ya dudo de qué tengo y soy positiva, todos están bien en casa y eso será algo, o no tengo nada grave o son inmunes, pero estoy bloqueada, llena de miedos, de responsabilidad, de manía de la limpieza.

En ese día preparo:

  • GORSE, todo parece irremediable, nos envuelve una capa de resignación, de para qué.
  • WALNUT, se viene algo muy grande, hay que adaptarse, aceptarlo, asimilarlo.
  • CRAB APPLE, no puedo dejar de limpiar, estoy con nauseas, fatiga, no tengo hambre, siento que estoy contaminada, sucia, infectada, temo que nos infectemos, hago zafarrancho de casa, me faltaba quemarla.
  • CENTAURY, me siento sometida por mi compañero, está desbordado y no quiero dejarme llevar por él, necesito estar libre, independiente emocionalmente, ser autosuficiente, que el miedo no me domine.
  • AGRIMONY, me conozco y estoy ocultando la realidad, a mí misma, a mis hijos, me reprimo lo mal que estoy, todo lo que siento.
  • BEECH, toca ser tolerante, tener autocrítica, ser amable, ahora vamos a estar compartiendo todos juntos muchas horas y perderemos espacio y tiempo y eso crispa los nervios.
  • CHERRY PLUM, auto-control, relajación, destensar la cuerda, tener temple, calma.
  • VERVAIN, ahora toca ser una líder justa, con objetivos de manada, de familia, de equipo y es fácil caer en dominio.

A mis hijos les puse a cada uno según su temperamento y sus estados emocionales, cada uno vive este confinamiento y sus primeros días de bloqueo de manera diferente, uno lo normaliza, aunque realmente está enmascarando AGRIMONY, otro se engancha a algo que le saque de la realidad, pero igualmente AGRIMONY, pronto saldrá lo que esconde, puede ser HOLLY, dejando salir la rabia, la ira de lo que se viene encima, de encierro, de dejar de relacionarse, ROCK ROSE, MIMULUS, pánico, miedo, al virus, al contagio, a la enfermedad, a no saber que pasa, ASPEN, ansiedad de lo desconocido, de lo que no se ve, se desconoce, miedo.

Estas primeras semanas, enganchados al televisor, a la bayeta de agua con lejía, dos cucharadas de lejía por litro de agua y se implanta en casa el nuevo protocolo de limpieza diaria, pasamos del departamento de aspirado, baño, platos, mesas, encimeras a, el departamento de desinfección e higienización diaria, todo aquello que tocamos, todo, será escrupulosamente desinfectado, fue un caos, al principio, estábamos agotados, pero las flores de Bach nos ayudaron, sobre todo a mi hijo, que no paraba de repetir que eran milagrosas, cosa que me alegro mucho de tenerlas, conocerlas y usarlas, es un bien preciado, muy preciado.

A Miau, tambien le hice unas, es una gata muy sobreprotectora, temperamental, de armas tomar y estar tanto tiempo con todos en casa siempre, le ha roto sus espacios, descanso y rutinas de gato.

  • AGRIMONY, para que no se torture, no enmascare su frustración en la comida, es lo que hace.
  • CENTAURY, no se someta a las burlas de mi hijo, ella es muy independiente pero por ser protectora se somete y le pasa factura después.
  • CHERRY PLUM, para el auto-control y el control, se relaje, se deje llevar pero se auto-regule, sobre todo la ansiedad de comer, rascar, etc.
  • HOLLY, como gato y temperamental, es desconfiada, sospecha de todo, esta al ataque de la comida, otra vez.
  • WALNUT, para la aceptación, adaptación y asimilación de estar todos aquí, de los horarios, del ritmo.
  • CRAB APPLE, limpieza, depuración energética, con la comida, se siente estresada y come para llenar su ansiedad.
  • STAR OF BETHLEHEM, esta situación le ha pillado como a todos, de pronto, sin avisar, ella no entiende, solo sabe que está mal y necesita desbloquear, renovar fe, en el caso de animales energía.
  • CHICORY, es su flor tipológica, es amor, pero se pasa de recelo, es protectora, pero se da demasiado esperando respuesta y las quiere ya, ella es todo para adentro, muy suya, tiene que confiar más para ser mas feliz, mas gato.

Como bien era de esperar, en la última semana de marzo, primera de abril ya se había salido del bloqueo y cada uno dejaba salir los verdaderos sentimientos, las emociones predominantes de cada uno, donde se sabía había rabia, ira, HOLLY; impotencia, frustración, VERVAIN; desánimo, falta de fe, de futuro incierto, de ahora qué va a pasar, esto cuándo acaba, GORSE Y GENTIAN; miedo al fin y al cabo, miedo a lo desconocido, ASPEN, a sentir que tu hogar es una cárcel, ELM, por más hogar tuyo que sea, ya estas incomodo, cansado, deprimido OLIVE, HORNBEAM, .

Hay que hacer cambios, rutinas y sacarlas de dentro, personalizarlas para que se lleven a cabo.

Empecé hacer ejercicio, repartirnos la limpieza, las tareas, supervisar las clases de mi hijo, hacer mis cursos, los dos en clase, armonizando el día a día, vivir que de eso se trata.

Hemos fortalecido lazos, nos comunicamos más y mejor, sabemos lo que es importante y nos vamos forjando cada uno su personalidad superando las circunstancias como vienen, tratando sobre todo ser empáticos, humildes, generosos y basarnos en el amor, que de eso va la vida, ser familia y ser humanos.